Orgullo y Prejuicio de Jane Austen

61lDKT5ZRsL._SX325_BO1,204,203,200_

Título ES: Orgullo y Prejuicio
Autor/a: Jane Austen
Páginas: 360
Editorial: Austral
Adquirido en: On the road
Precio: 11,35€ 

 

 

 

Jane Austen nos narra la historia de la familia Bennet, una familia que vive a las afueras de Londres y compuesta por cinco hermanas. La madre, la Señora Bennet está perdidamente obsesionada con casar a sus hijas ya que, según como se regulaban las herencias en la época en la que transcurre la novela, la casa donde viven, una vez muera el Señor Bennet pasará a pertenecer a un primo suyo, el Señor Collins, por lo que casar a una de sus hijas proporcionará una oportunidad de tener un buen porvenir al resto.

El desencadenante de la trama es la llegada de un joven apuesto y rico al vecindario, el Señor Bingley. Éste se instala en el vecindario junto con sus hermanas y amigos, entre los cuales se encuentra el señor Darcy, un hombre soberbio y poco social. Entre idas y venidas de actos sociales, Jane, la hermana mayor de las Bennet parece ser que despierta sentimientos en el joven Bingley mientras que Elizaneth parece causar una animadversión al señor Darcy.

A través de distintos compromisos (sobre todo sociales) se van a ir alejando y acercando los caminos de los distintos personajes en juego haciéndonos vivir una de las más conocidas historias de amor de la literatura clásica.

Anasays

Tenía muchas ganas de leer este gran clásico de la literatura inglesa y como sabréis, con The Endless Readers, habíamos decidido dedicar enero a leer autoras clásicas y queríamos dar el pistoletazo de salida con Orgullo y prejuicio. A demás como ya os conté, este año quería leer más clásicos y me ha venido genial la excusa de el club de lectura.

Me parece que Orgullo y Prejuicio es una novela muy complicada de comentar ya que mi percepción ha ido cambiando y se me han ido ocurriendo cosas distintas a medida que avanzaba con la lectura y semanas después de acabarla así que intentaré explicar el proceso por el que he pasado con esta obra.

Durante la lectura, se me fue haciendo pesado en algunos tramos ya que al fin y al cabo la novela va, literalmente, de la vida de la familia Bennet, por lo que ves los días pasar con más o menos entusiasmo. En otros momentos me he llegado a reír a carcajadas por las intervenciones del Señor Bennet, el Señor Collins o por las primeras conversaciones que tenían Lizzy y el misterioso Señor Darcy.
Me parece que Orgullo y Prejuicio es un gran ejercicio de creación de personajes ya que pone sobre el escenario un sinfín de idas y venidas de distintos personajes y todos ellos están completamente dibujados y son relevantes para la narración.
Respecto a los personajes, me hubiese gustado ver más de la tía de las Bennet y de Mary, la tercera hermana. Ambos son dos personajes que tienen apariciones estelares en la historia y que me parecen muy bien caracterizados y atractivos como personajes.

Me ha parecido muy interesante asistir a los distintos eventos sociales que se iban celebrando en la época y en como se iban desarrollando las relaciones a partir de estos breves y puntuales encuentros. Me he interesado especialmente por los intereses, también sociales, que se tenía en aquella época. En las apariencias, en como un pequeño acto podía arrastrar la reputación de toda una familia, en como se gestionaban los sentimientos entonces…

El Señor Bennet ha sido uno de mis personajes favoritos ya que le he visto muy ajeno a toda la parafernalia social que se iba desarrollando a su alrededor y especialmente he disfrutado de como le hacía de contrapunto a la Señora Bennet. La Señora Bennet ha sido un personaje que me crispaba los nervios cada vez que aparecía pero que una vez he tomado distancia con la lectura me he dado cuenta que ha sido el único personaje en toda la novela preocupado por procurarles a sus hijas un sitio donde vivir una vez su marido muera. A pesar de que en el momento de leer Orgullo y Prejuicio pensaba que era una egoísta, solo pensando en ella, luego me he dado cuenta que ha sido la única que no miraba únicamente por sus intereses y que intentaba buscar opciones para el mal arreglo de la herencia de la casa donde vivían.

Las relaciones amorosas que aparecen en la novela me han recordado mucho a los romances adolescentes. Al final el amor se construye más por como la historia crecía en la cabeza de cada uno de los personajes, imaginándose cosas, ensoñados e idealizando a la otra persona, releyendo las cartas una vez detrás de otra hasta casi sabérselas de memoria que sobre la convivencia de las dos personas. Pero claro, entiendo que si no puedes pasar mucho más rato a solas que en un paseo, es difícil conocer a alguien.
A parte que el título me lleva mucho dinámicas adolescentes.

Me he quedado con muchas ganas de ver la serie de la BBC así que espero pronto tener tiempo para verla y recordar a los grandes personajes que ha presentado Jane Austen en una de sus obras más conocidas.

¿Vosotros habéis leído a Jane Austen? Contadme en comentarios qué habéis leído suyo y qué os ha parecido, ¡a ver si me ayudáis así con mi próxima lectura de la autora!

¡Os deseo las mejores historias escritas y por escribir!

Anuncios

9 comentarios en “Orgullo y Prejuicio de Jane Austen

  1. Un placer leerte, como siempre! Tienes taaaaanta razón con lo de que cambia la percepción.. yo también sigo pensando en él y en Cumbres y voy recordando y matizando cosas en mi cabecita. Complicado!

    Un besazo twin:)

    Me gusta

  2. ¡Ay Ana me encanta la reseña! Concuerdo contigo, es muy guay como cada personaje tiene su momento especial y logra ser relevante para la narración en algún momento, da la sensación de que todo fluye para mostrarnos de primera mano la alta, y la no tan alta pero acomodada, sociedad británica de principios del XIX.

    Estoy tan de acuerdo contigo sobre la señora Bennet ¡Hay que reividicarla jajaja! Por supuesto a primera vista el señor Bennet parece más sesudo y coherente, pero sin duda, aunque se le pille cariño es un desastre total, no sabe gestionar las situaciones y está en su mundo, que me parece muy bien, pero tal y como era la situación de esa época y sin herencia, se lo toma todo con un pachorrismo enorme. La señora Bennet crispa, pero al fin y al cabo es una catastrofista agobiante preocupada por el futuro de sus hijas, puedo empatizar con eso, pero please NO MORE COLLINS señora Bennet, No more Collins…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s